Granada, tierra de muros

El pasado domingo la Plataforma por la Vega de Pinos arrancó su andadura en defensa de la Tierra de Granada. Un pueblo en lucha por preservar un espacio natural milenario y patrimonio de todos de la agresión salvaje de los Hunos de Fomento. Vuelven a la carga, esta vez con la construcción de una infraestructura más que discutible, la autovía GR43, levantando un talud de más de una veintena de metros en zona protegida, aislando pueblo y tierra.

Nada nuevo bajo el sol en el Reino de Granada: una intervención concebida en la década de los Noventa dentro de una realidad socioeconómica totalmente distinta a la de nuestros días. Una ejecución chapucera por ser elegantes, cicatera y facilona, arrogante en el desprecio al ciudadano, sin una planificación seria y rigurosa, arrollando cuanto sea necesario para continuar con el enriquecimiento de unos pocos a costa de la mayoría. Una autovía que segrega a la sudafricana al pueblo de Pinos Puente de su entorno natural, histórico y cotidiano, con un dique digno del Mar del Norte en plena Vega de Granada.

Tierras de labor a las que deberán acceder como topos, inundaciones más que seguras, recursos hídricos en peligro, la red de acequias milenaria gravemente dañada, impacto paisajístico durísimo, un pueblo cercado entre un nuevo Muro y la ladera de la que pende. Las alamedas y humedales que cantara Lorca no templarán más los rigores del estío si la horda de Fomento se sale con la suya.

Ante esta nueva afrenta a Granada, desde Marea Amarilla queremos saludar y expresar nuestro apoyo al pueblo de Pinos Puente y a sus ciudadanos en pie de guerra contra la injusticia y el desprecio al que nuestra provincia es sistemáticamente sometida por quienes debieran ser garantes de un desarrollo equilibrado y sostenible de todos los rincones de España. La Vega de Granada no es un pólder, es Tierra viva que no precisa de ningún Muro de defensa. El Ministerio de Fomento se ha hecho adicto a los Muros en nuestra tierra, en tanto realiza su trabajo de forma sensata en zonas como Archidona, con su viaducto elevado. De forma honrada no tanto…Quizá el dinero que falta para acometer el Soterramiento de las infraestructuras ferroviarias en Granada, ejecutar la Variante de Loja, o elevar la GR43 sobre pilotes para paliar el estrago en la Vega de Pinos se ha perdido por el camino de lo razonable en otras latitudes, a lo que parece que Granada no tiene derecho. Como los 17’6 millones de euros gestionados por ADIF y robados a los ciudadanos que están siendo investigados por Guardia Civil y Aduanas, desviados a bolsillos particulares a base de facturas falsas en la construcción de Alta Velocidad a
Murcia, en el tramo entre esta ciudad y Crevillente. Quien por parte de ADIF debía velar por los intereses del Estado, Sr. Martínez Pombo, formaba al parecer parte del entramado corrupto; acogido a la amnistía fiscal del Gobierno regularizando para sí más de dos millones de euros fruto de actividades criminales que hasta entonces andaban por la Confederación Helvética. Y que ha podido obtener porque, allí sí, estaba previsto construir salvando una intrincada zona de canales de riego de la Vega Baja del Segura. “Será por perras, mecagüenrós”, asegura un dicho popular huertano. Sin miedo.

Para Granada, silencios, desprecio, sinrazón y altanería embustera. Trazados y túneles decimonónicos, y las huestes de Atila arrasando la inspiración del poeta. Bienvenidos luchadores.

Un año, tres meses y veintiséis días sin tren.

AVE SOTERRADO SÍ o SÍ.

Granada, 2 de agosto de 2016.
marea-amarilla-granada

 

2016-07-31-concentracion-pinos-puente

Redes Sociales:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *